martes, 23 de junio de 2015

Un sueño cumplido Fin de semana 1 parte

Cuando llego a su casa. Me deja la bolsa en la mesa.  Me desnudo y meto la ropa en la bolsa y la pongo en la mesa. Me preparo para que usted me use. Me pongo el antifaz. Y me pongo de rodillas con las manos delante. Yo con la cabeza para abajo esperando.


Mientras espero. Me pongo nervioso, no sé lo que va a pasar. Ya que me dijo que quería, y yo le dije que quería que todo fuera sorpresa, no me gustan las sesiones a la carta. Se pasa un rato y no veo que pasa nada. Yo sudando y venga a sudar. Todos mis sentidos están quitados y no sé lo que va a pasar.
De repente su mano me acaricia mi cabeza. Suavemente yo me excito poco a poco me va tocando mi cuerpo. Yo cada vez más excitado. Me levanta y empieza a castigarme los pezones. Mientras los nervios ya se van poco a poco. Usted me trata como una zorra.


Sus manos van tocando todo su cuerpo. Mientras me pone las esposas en la espalda y la mordaza. Me quita la venda para que vea su cara. La cara de sádica que tiene. A mi cada vez me pone más cachondo ver su cara. Cuando de repente me tira al suelo. Me acuesto y empieza a pisarme los huevos. Poco a poco mi morbo mi imaginación va subiendo de nivel. Cada vez más cachondo. Y me excito por dentro. Mi mente cada vez estaba más entregado.  Cada vez estoy más sudado. Es la hora de que me quite ese sudor. Coge y me lleva a su terraza y coge la manguera y empieza a echarme agua fría. Yo hago más que temblar pero al mismo tiempo me veo humillado y excitado.


Me coge y con suavidad me limpia usted. Y empieza a besarme lentamente. Me pone de rodillas y me dice abre la boca zorra. Me echa toda su orina en la boca. Yo no estoy acostumbrado a eso. Pero lo hago. Me entrego totalmente. Veo que poco a poco soy un objeto sexual.  Ya que soy más gay que hetero. Se desnuda usted. Se sienta y me dice que vaya como un perrito. Le empiezo a comer el coño. Mi lengua va lamiendo todo su cuerpo. Pero cada vez estoy más excitado. No estoy acostumbrado a eso. Siempre ha sido todo más dolor que sexo. Yo pienso que no termine nunca por favor.  Todos mis problemas se han ido. Me entregado a mi señora a todos sus sueños. Quiero darle placer en todo.  Me dice que me levante. Me da un vaso de agua. Me dice respira perro. Me acaricia. Me dice muy buen perro.


Yo sonrió suavemente. Me coge y me pone en la mazmorra. Me amarra y con sus uñas me araña toda la espalda. Me encanta mirarme en el espejo ver toda la espalda llena de arañazos. Me pone el cinturón de castidad y me dice. Este fin de semana no podrás correrte quiero que estés siempre cachondo para mí. Le digo si señora lo que usted mande.


Coge una pala y empieza azotarme y cada vez mi culo se pone más rojo. Yo más excitado por dentro. Cuando veo la cera y me la echa en mi culo rojo. Ese dolor es muy placentero. Me encanta. Y veo la cara de mi señora. Cada vez más sádica. Ummmm pienso que morbo. Me encanta lo que me está haciendo. Luego coge un látigo. Y empieza a darme en la espalda y cada vez más rojo.  De vez en cuando me acaricia por el culo y espalda. Lo hace todo seguido.



Mi cuerpo cada vez está más excitado y cansado. Cada vez tengo más placer. Pero claro no todo es bueno. Siempre hay que hacer algo que no gusta para dar placer a mi señora. 

No hay comentarios: